Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Quienes me conocen y aquí algunos ya lo sabéis, soy una persona que piensa siempre lo que dice pero dice siempre lo que piensa y ya se sabe... a todo el mundo le gustan las personas sinceras hasta que conocen a una.


Como quien más y quien menos, llevo años publicando en las redes haciendo frente al nacionalismo que vivimos en Cataluña, pero también de vez en cuando procuro manifestar mi opinión en otros temas completamente distintos y no siempre coincidentes con la opinión de moda más generalizada o la “línea editorial” del grupo y sus administradores.


Durante todo este tiempo he recibido con gran satisfacción la aceptación generalizada de la mayoría de mis artículos o publicaciones, otras han pasado desapercibidas, en muchas he contado con discrepancias totalmente respetables y en algunas me he ganado todo tipo de calificativos, recibiendo en estos casos, mucho menos respeto del que yo he brindado en todas y cada una de mis exposiciones.


A esos, a las personas intransigentes que no entienden que la discrepancia o la razón se ejerce horizontalmente y sin prepotencia sobre la persona que ejerce su libertad de opinar con apoyos o sin ellos, hoy les digo ¡BASTA!


Estoy cansado de tanto insulto, de tanto “ja, ja, ja”, de tanta miserable prepotencia tratando de destruir la credibilidad de aquel al que suponen en minoría y censurando miserablemente la verdadera libertad para poder opinar incluso discrepando de esa “línea editorial” de las camarillas de cada grupo.


Vayan pues con Dios todos esos grupos afines, o no, con miles de seguidores o con unas pocas decenas, lo mismo me da que da lo mismo. Desde este mismo momento, ni me compensa, ni me interesa perder un solo minuto de mi vida con ningún grupo donde no exista una verdadera libertad de opinión y donde la censura se ejerza exclusivamente frente al insulto, el descrédito y la intolerancia .


Allí donde la máxima de RESPETO y TOLERANCIA no sea la esencia de la razón, que nadie me busque, que no me encontrará.

 

A. Hidalgo - 25/05/2017

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar